Los grandes retos de nuestro tiempo implican un cambio radical en nuestra manera de entender el mundo y nuestra relación con él. El concepto de economía circular surge como herramienta transformadora de gran calado. Frente a un sistema lineal, consumidor de recursos y generador de residuos, se propone recuperar la dinámica natural por la que se racionaliza el uso de recursos reduciéndolo y sacándoles el máximo provecho a la vez que se minimizan los residuos reintroduciéndolos en la cadena de valor.

Para impulsar esta transformación en el sector de la construcción, la Comisión Europea ha desarrollado Level(s), un marco de información desarrollado por el instituto de investigación JRC y bajo la dirección del Departamento de Medioambiente, para edificios sostenibles.

En palabras de Karmenu Vella, Comisionado Europeo para el Medioambiente, Level(s) tiene como objetivo unir toda la cadena de valor del sector en torno a un lenguaje común europeo para lograr un mejor rendimiento de los edificios. Examina el ciclo de vida completo de los edificios para abordar su enorme potencial de reducción de emisiones; los flujos circulares de recursos y el apoyo a la salud y el bienestar de aquellos para quienes están destinados a servir.

El pasado 27 de enero de 2020, El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos ha acogido una jornada, organizada por el Comité Técnico de Ciudades, Territorio y Cultura, de la institución, sobre la herramienta ‘Level(s)’, una iniciativa europea para impulsar la economía circular en los edificios. Esta nueva cita ha sido presentada por Arcadio Gil, presidente del Comité Técnico, quien ha destacado la “responsabilidad de los ingenieros de Caminos por llevar a cabo el Pacto Verde Europeo y por la reciente declaración de emergencia climática en nuestro país".

Durante su intervención, Arcadio Gil ha realizado una introducción sobre esta herramienta y los retos a los que se enfrenta el sector de la construcción. “La nueva situación que vivimos, en la que es necesario producir cada vez menos emisiones, implica un cambio radical en nuestra manera de entender el mundo y nuestra relación con él. Frente a un sistema lineal, consumidor de recursos y generador de residuos, se hace indispensable recuperar la dinámica natural por la que se racionaliza el uso de recursos sacándoles el máximo provecho a la vez que se minimizan los residuos reintroduciéndolos en la cadena de valor”, ha señalado.

En la presentación también ha participado el presidente del Green Building Council España, Justo Orgaz. Tras una breve presentación de la asociación, ha reforzado la idea de “construir un nuevo paradigma para cambiar el mundo de la edificación. Y Level(s) es la base de ese paradigma”. “En los últimos 70 años se ha producido una disrupción de la actividad humana en la biosfera que está afectando a nuestra salud y a la habitabilidad de nuestro entorno”, ha manifestado. Por eso, “es preciso impulsar la transformación del sector hacia algo más sostenible”.

El siguiente en participar fue Luis Irastorza, miembro del Comité Técnico de Ciudades, Territorio y Cultura, con una ponencia bajo el título ‘Hacia un sector de la edificación descarbonizado’. “En su opinión, “la edificación es uno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos”. Durante su intervención, Luis Irastorza ha expuesto la gran dificultad que supone cumplir con el Acuerdo de París. En este sentido, ha señalado que existe “una gran inconsistencia entre los objetivos del Acuerdo de París y los compromisos voluntarios de emisiones (NDCs)”. “La descarbonización de la edificación debe ser completa en 2050 para conseguir la neutralidad climática en ese año. Para ello es urgente que todos los países dispongan de un código de construcción y que la edificación se incorpore a los NDCs. En este sentido, el PNIEC debe incorporar criterios prestacionales, objetivo cuantitativo para edificios terciarios privados, criterios de economía circular, mayor concreción en los planes y programas”, ha comentado. Por último, ha señalado que “el cambio regulatorio va a venir por el desarrollo del Pacto Verde Europeo, que comprende 47 actuaciones clave, y por las actuaciones anunciadas en la declaración de emergencia climática del Gobierno que cuenta con 30 líneas de actuación preferentes.”

Tras esta intervención, Esther Castillo, arquitecta y técnica de Gestión en el Parque Público de Viviendas de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), ha explicado que cuenta con un parque de más de 74 000 viviendas, que abarca 500 municipios y en torno a 350 000 personas: “Realizamos una gestión integral, que incluye tarea administrativa, gestión económica, mantenimiento de los edificios en buen estado y acompañamientos social de las familias usuarias. Contamos, para ellos, con equipos multidisciplinares: arquitectos, ingenieros, trabajadores sociales…”. Además, ha contado los pormenores del Proyecto Energy Push –dentro del Programa Interreg SUDOE 14-20– para implementar modelos innovadores (BIM) e indicadores Level(s) para mejorar la gestión del parque de viviendas, “buscando un enfoque más ecológico y sostenible, así como automatizar la toma de decisiones”.

A continuación, Carmen Díaz, arquitecta e investigadora de la Universidad de Granada, ha compartido un estudio en el que se evaluaron métodos de evaluación de edificación sostenible. “Los actuales métodos parten del concepto de sostenibilidad aplicado a la edificación, dando como resultado el concepto de edificación sostenible. Pero ahora se queda obsoleto por la evolución de las demandas de la sociedad. La edificación no solo tiene que ser sostenible sino también resiliente. Por tanto, es necesario edificar en base a un lenguaje común, teniendo en cuenta la economía circular y la adaptación al cambio climático”, ha señalado. En el estudio de estos métodos –más de 600, con sus particularidades– se observó que no evalúan todos los aspectos de la sostenibilidad (social, económico…), que están orientados al contexto en el que se desarrollan y que no contemplan la adaptación al cambio climático. “De ahí surge Level(s) donde todos estos aspectos van de la mano. Es el futuro porque crea un marco común”, ha subrayado. Para concluir, ha afirmado que los edificios hay que verlos como amigos, ya que “nos ofrecen la enorme oportunidad de reducir las emisiones de CO2”.

Por su parte, Paula Rivas, directora técnica del Green Building Council (GBCe), ha centrado su intervención en las herramientas de certificación y cómo Level(s) está presente en ellas: “Es un lenguaje común y lo vemos como posible ADN de cada una de las herramientas, aunque luego cada una tenga sus particularidades”. Según ha explicado, las herramientas de certificación ayudan a poner el foco en los distintos aspectos de la sostenibilidad, aunque no son imprescindibles. En concreto, ha explicado dos herramientas del GBCe: VERDE y DGNB System. “En definitiva, tenemos, por un lado, un código técnico de edificación y, por otro lado, certificaciones. Level(s) viene a establecer enlaces entre ambos aspectos, aportando facilidad y herramientas para superar exigencias normativas, es decir, construir mejor de lo que la normativa nos exige”, ha concluido.

La segunda parte de esta jornada ha comenzado con la participación de Nicholas Dodd, investigador de la Comisión Europea. En su intervención, ha expuesto los objetivos planteados por la Comisión a la hora de plantear Level(s): “facilitar la comunicación de información a profesionales y no profesionales, ofrecer datos fiables y comparables sobre todo el ciclo de vida de los edificios que se utilizarán en la toma de decisiones, permitir el establecimiento de objetivos claros, respecto al comportamiento de edificios, complementando la legislación europea ya existente y aumentar la sensibilización respecto a los beneficio de los edificios sostenibles entre los clientes públicos y privados, en particular los usuarios y los gestores de inversiones”. El diseño de Level(s) se encuentra estructurado en seis áreas temáticas sobre el rendimiento a lo largo del ciclo de vida del edificio, que permitan tener espacios saludables y confortables, con adaptación y resiliencia al cambio climático. Nicholas Dodd ha explicado los diferentes niveles de los que está compuesto Level(s). “El primero de ellos es el más simple y accesible, un punto común de referencia para la construcción de edificios en Europa. El segundo está destinado a profesionales que desean hacer una comparación significativa entre edificios funcionalmente equivalentes y el tercero, el más avanzado, para los que desean un nivel de mayor detalle para mejorar el rendimiento”, ha señalado.

A continuación, se ha expuesto el caso práctico de una vivienda unifamiliar en Valencia. Nicolás Bermejo, adjunto a la dirección de márketing de Saint Gobain Isover, ha comenzado su intervención manifestando que “los edificios generan gran parte de los impactos ambientales que se producen en nuestro entorno. Si queremos garantizar la descarbonización, no podemos olvidarnos de ellos. Y tenemos que focalizarnos en temas como la economía circular y la gestión de residuos. Sin duda, los edificios son parte de la solución a estos desafíos”. En este sentido, “Level(s) nace para dar respuesta a los nuevos desafíos, con un lenguaje común que nos permite hablar en términos de sostenibilidad. Se trata de la primera herramienta desarrollada por la Comisión Europea para hablar de cómo se está comportando ambientalmente nuestro edificio, sin ser un sistema de certificación”. Por su parte, Marcel Gómez, de la consultora ambiental Marcel Gómez, ha explicado las características de esta vivienda unifamiliar en la que viven tres personas y cuya intervención se ha desarrollado en el nivel 3 de Level(s). “Ya teníamos una declaración de impacto ambiental. Teníamos una buena parte hecha para poder acceder directamente a ese nivel”, ha manifestado. Durante su intervención, ha expuesto datos de los consumos del edificio y de los habitantes del mismo.

Montserrat Zamorano, catedrática de Tecnologías Medio Ambiente de la Universidad de Granada y socia fundadora de Proma, Proyectos de Ingeniería Ambiental, S.L., ha compartido las conclusiones de un estudio realizado por la Universidad, y en colaboración con el GBC, para establecer las estrategias de cara a su implantación. “En general, los expertos hacen una valoración positiva de esta herramienta. Desde el punto de vista del diseño, se valora que incluya las tres claves de la sostenibilidad, que sea un lenguaje común y que tenga el respaldo de la CE. Asimismo, los efectos que generará en su entorno pasan por la contribución positiva sobre políticas de economía circular, la actuación de referencia o la capacidad para ser incluido en herramientas de certificación”, ha repasado. Sin embargo, ha destacado la complejidad de su uso o su falta de autosuficiencia, ya que depende de otros procedimientos o bases de datos. “Level(s) necesita ser incluida en normativas para que sea un éxito”, ha concluido.

Finalmente, se ha celebrado una mesa redonda moderada por Arcadio Gil con la participación de Luis Irastorza, ingeniero de Caminos; Esther Castillo, técnica de Gestión del Parque Público de Viviendas de AVRA; Nicholas Dodd, investigador de la Comisión Europea; Paula Rivas, directora técnica del GBCe; y Esther Soriano, directora de Marketing de Saint Gobain Isover.